Instala Windows en tu Mac. ¿Partición o Virtualización?

0
1911
parallels-desktop-9

 

Si hace algunos años nos hubiesen hablado de la posibilidad de instalar Windows en nuestro Mac, hubiésemos pensado que una cosa así sería imposible, cuanto menos muy rara y sobre todo, ¿para qué?, teniendo frente a nosotros un ordenador con el sistema operativo más avanzado del mundo, ¿qué podría aportarnos Windows?

¿Porqué necesitaría instalar Windows en mi Mac?

Desde que Apple incluyera Intel en sus ordenadores en detrimento de los Power PC, la posibilidad de instalar Windows en Mac dejó de ser una utopia para pasar a ser una realidad totalmente factible.

Con Intel podríamos tener Windows en nuestro Mac bajo un gran rendimiento.El objetivo de Apple de ofrecer a sus usuarios la posible instalación de Mac en Windows no es mas que proporcionar una experiencia completa a estos, y atraer a aquellos que quieren dar el salto a Mac pero no pueden porque alguno de los programas que usa a diario no tiene una versión para este.

Aunque con el paso del tiempo estos programas cada vez sean los menos, aún hay algunos que no son compatibles para Mac, sus empresas no están interesadas en adaptar todo el programa o simplemente piensan que no les será rentable. Autocad de Autodesk, es uno de los programas con prestigio que hace relativamente poco tiempo se decidió a sacar su versión para Mac, una versión realmente buena y que poco a poco van puliendo. Quedan aún muchos programas de gestión y facturación que no acaban de dar el salto y por ello con esta posibilidad que os explicamos hoy, estos problemas quedarían resueltos.

Distintas posibilidades

Una vez que hemos dado el paso de pasarnos a Mac y necesitamos instalar Windows en el mismo, existen varias posibilidades, dependiendo un poco de nuestras necesidades. Podemos optar por una partición o por el contrario, una virtualización, ya sea con Parallels, VMware o VirtualBox, a continuación pasamos a explicar cada una de ellas.

Partición

La partición es la manera de instalar Windows de forma nativa junto con nuestro sistema Mac OS X gracias al asistente Boot Camp que podemos encontrar por defecto en todos los Mac desde hace ya varios años.

Lo que nos permite Boot Camp es instalar Windows en una partición específica de nuestro disco duro, para ello durante el sencillo proceso de instalación nos pedirá que parte del disco duro queremos dedicarle a OS X y que otra parte para Windows. Una vez seleccionada la partición nos pedirá nuestra copia de Windows para poder seguir con el proceso. Finalmente, en el último paso, instalará los Drivers necesarios para que la partición de Windows reconozca todo el Hardware de nuestro Mac, además estos drivers son creados por Apple y específicos, por lo cual nos darán un mayor rendimiento de Windows para nuestro Mac.

Una vez pasado el proceso de instalación ya tendremos Windows instalado en Mac y listo para usarse, para ello al arrancar el equipo debemos de seleccionar con que partición queremos trabajar, Windows o Mac OS X y nada más.

  • Ventajas: Al hacer una partición estamos aprovechando toda la potencia del equipo para dicha partición, es una opción genial para aquellos que necesitan usar programas que requieran de mucha potencia como Autocad o cualquier tipo de edición a nivel profesional. Otra de las ventajas es que esta opción es totalmente gratuita, siempre y cuando tengamos nuestra copia de Windows, ya que Boot Camp viene por defecto en nuestro Mac.
  • Inconvenientes: Cuando trabajamos con una partición y queremos pasar a la otra debemos de reiniciar nuestro equipo para poder hacerlo, no existe otra manera, aun así podemos compartir los archivos entre ambas particiones pero si queremos usar un programa puntual que se encuentra en la otra partición deberemos reiniciar el equipo como ya hemos comentado.

Virtualización

Si optamos por una virtualización estaremos instalando Windows dentro de una aplicación que a la vez se encuentra dentro de nuestro Mac, sin necesidad de particiones. Este proceso se lleva a cabo a traves de aplicaciones de terceros, no hay un asistente en nuestro Mac para ello. Son varias las opciones dentro del mercado, nosotros vamos a comentar las que creemos son las 3 mejores opciones.

Parallels Desktop

Parallels es sin duda la opción más conocida y la más elegida de entre todas por los usuarios. En varias ocasiones se ha comprobado su rendimiento frente a las demás opciones, (MacTech Labs: Virtualization Benchmarks, January 2013) siendo esta la mejor opción en todos los aspectos, desde el arranque hasta la ejecución de aplicaciones, haciendo mención especial al rendimiento con gráficos 3D, donde supera con creces a sus rivales, y al ahorro de batería si estáis virtualizando desde un portátil,  siendo el ahorro de un 40% más. Actualmente se encuentra en su octava versión y podéis conseguir una copia al precio de 79,99€

VMware Fusion

VMware sería la segunda opción por excelencia y aunque es cierto que en ocasiones ha llegado a estar por encima de Parallels, actualmente se encuentra un escalón por debajo, siendo superada incluso en campos como el rendimiento con gráficos 3D que siempre había sido su fuerte. Aun así si os decantáis por esta opción podréis trabajar perfectamente con ella, puede que no sea la mejor o la más completa pero sigue proporcionando muy buen rendimiento, sobre todo para equipos de sobremesa. Actualmente se encuentra en su quinta versión al precio de 74,85€

Virtual Box

Podríamos decir simplemente que Virtual Box es la opción gratuita si queremos llevar a cabo una virtualización. Es una opción muy interesante si solo usamos esta virtualización de manera esporádica, si lo que hacemos con ella conlleva poco rendimiento o si simplemente queremos hacer pruebas de como funciona el tema de la virtualización antes de comprar alguno de los anteriores programas. Virtual Box se encuentra en su cuarta versión y podéis descargarlo desde su pagina web.

Resumiendo

  • Ventajas: La gran ventaja de la opción de virtualización es sin duda el poder disfrutar de ambos sistemas operativos al mismo tiempo, usando Windows en una ventana mas de nuestro Mac. La integración de la app con Mac es buenísima y gracias a los escritorios también podemos tener Mac OS X en uno y Windows en otro simplemente desplazándonos con los gestos multi touch en nuestro ratón o trackpad.
  • Inconvenientes: El principal inconveniente viene dado por su principal ventaja, ya que al tener ambos sistemas operativos abiertos al mismo tiempo la potencia de nuestro equipo debe repartirse entre ambos. A día de hoy este reparto de potencia es cada vez mas sofisticado, ya que si estamos trabajando en Windows, la aplicación intentará darnos la máxima potencia posible. También podemos configurar la división de recursos a través de las preferencias. Por último las fugas de memoria que surgían cuando cerrábamos la aplicación de virtualización también se han pulido bastante, llegando a ser casi inapreciables.

Dejar respuesta

¡Deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre